La víctima recibió asistencia jurídica y psicológica durante todo el proceso oral y público. La joven una vez finalizado el juicio, podrá acceder a un programa de becas para su futuro desarrollo intelectual y social. Cabe recordar que Marco Lautaro Teruel fue condenado a 12 años de prisión por doble abuso sexual agravado. Foto: Rocío Magnani / Clarín

La Defensora Oficial de Violencia Familiar y de Género Nro 2 Dra. Liza Medrano, querellante en representación de la víctima de la primera causa por abuso sexual contra Marcos Lautaro Teruel, destacó el trabajo de acompañamiento que realizó la Secretaria letrada Dra. Virginia Bortolotto junto a todo el equipo de la dependencia a su cargo y en forma conjunta con la Licenciada en Psicología Rosario Cuervo perteneciente al Gabinete de Consultores Técnicos de la Defensoría General.

“No solo se le brindó asesoramiento a la víctima sino acompañamiento psicológico. Sería bueno que esto se tome como parte de la práctica judicial para las víctimas de abuso sexual”, sostuvo Medrano al tiempo que indicó que “desde la defensoría de género se le está gestionando una beca a la jóven para que pueda estudiar en la universidad y seguir adelante con su vida”.

La Magistrada se manifestó conforme con la sentencia en cuanto a que denegaron la nulidad y el planteo de incompetencia material por encontrarlo autor y responsable de delitos contra la integridad sexual de su asistida, aunque no así con el monto de la pena: “Si bien la condena está dentro de la escala legal, se acerca más al mínimo que al máximo” aseguró la letrada durante una entrevista en un medio nacional.

“Habrá que ver los fundamentos de la sentencia: en qué se basaron y qué tuvieron en cuenta para entender que eran suficientes 12 años y no 17, como pedía el Ministerio Público Fiscal. Una vez que los analicemos, veremos si hace falta interponer un recurso de casación”, finalizó.

Alcance a nivel nacional

El impacto del trabajo que realizó la Defensoría de Violencia Familiar y de Género N° 2 de Salta en el caso Teruel fue reflejada por la sección Sociedad de diario Clarín.

“Recibimos más de 3 mil denuncias. Diariamente, atendemos a víctimas que sufren, que vienen con un desborde emocional que las afecta en su vida social, profesional y familiar, que llegan realmente avasalladas”, relató Medrano.

El artículo destaca que – Las Defensorías de Género se crearon hace cinco años en Salta, tras el estallido feminista del primer #NiUnaMenos de 2015 y en el marco de la “Emergencia por violencia de género” que rige en la provincia. Hay dos en Salta Capital, una en Orán, una ciudad al Norte de la provincia, y una en Cafayate, al sur de la provincia.

Es una iniciativa sin precedentes en el país. A diferencia de las defensorías tradicionales, su competencia es multifuero, tanto en lo penal como en lo civil.

La asistencia no se termina con el juicio. Los equipos son interdisciplinarios y trabajan en seguir sosteniendo a la víctima, a través de planes estatales de reinserción y con protección. Ofrecen consignas personalizadas y refugios para víctimas, en el caso de que lo requieran-.

La cobertura periodística del caso también incluyó a los medios nacionales Infobae, Todo Noticias, Página 12, Agencia de noticias Telam entre otros.