La mujer, contó con la defensa jurídica de la Dra. Liza Medrano de la Defensoría de Violencia Nro 2, y los secretarios letrados Dra. Virginia Borrollotto y el Dr. Oscar Tamer.

El progenitor de los menores (también acusado de abuso sexual simple a sus hijas de 2 y 6 años), fue liberado de los delitos de los cuales se lo acusa, debido a que el testimonio de la víctima fue calificado como inconsistente y contradictorio. Además se sostuvo que no resulta explicable que se haya dejado pasar aproximadamente tres meses para hacer la denuncia.

Dentro de éste marco, la denunciante también señalo el contexto de violencia familiar que atravesaba y situaciones de abuso en perjuicio de sus dos hijas pequeñas.

La Dra. Cecilia Flores Toranzos, en su carácter de Fiscal Penal de Delitos contra la Integridad Sexual N° 3, interpuso recurso de casación en contra de la decisión absolutoria de dicho fallo. Asimismo, la Defensora Liza Medrano logró declarar la nulidad de la sentencia absolutoria del imputado, considerando  que se descartó la situación de intimidación, y  no se examinó la cuestión de violencia familiar y de género que tuvo por acreditado. Se destacó la  energía física empleada en contra de la mujer y su negativa a mantener trato sexual, como así también, argumenta que no tomó en cuenta la violencia de género y el sometimiento en el cual se encontraba la víctima.

La Dra. Liza Medrano  resaltó la ausencia de perspectiva de género en la decisión en cuestión y las inobservancias de las reglas de la sana crítica racional.