En la última jornada del juicio por el homicidio de María Leonor Giné ocurrido en Marzo de 2020, el Tribunal del la Sala III de Juicio integrado por María Gabriela González como presidenta, Carolina Sanguedolce y Pablo Farah como vocales, absolvíó a Federico Detzel, uno de los tres imputados en la causa.

Detzel, quien contó con la defensa técnica del Defensor Público Eduardo Sángari fue absuelto en forma lisa y llana por el delito de homicidio calificado y absuelto por el beneficio de la duda del delito de encubrimiento agravado.

Por su parte Agustín Morales, nieto de la víctima, fue condenado a la pena de 19 años de prisión de cumplimiento efectivo como autor del delito de homicidio calificado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación en concurso real con violación de las medidas sanitarias vigentes al momento del hecho por la situación de pandemia. Se dispuso que realice tratamiento por sus adicciones y que se sea registrado en el Banco de Datos Genéticos.

Al igual que Detzel, la tercera acusada Tania Rocío Aguirre, que contó con la defensa técnica de la Dra. Gabriela Arellano, fue absuelta en forma lisa y llana por los delitos de homicidio calificado y por encubrimiento agravado y se ordenó su inmediata libertad.

Al término de la lectura de sentencia Sángari aseguró “Estamos satisfechos porque hoy se hizo justicia” y agregó“ el Ministerio Público Fiscal creó una hipótesis desacertada que ha afectado a mi defendido. Siempre sostuvimos que Detzel es inocente y por eso pedimos su absolución lisa y llana”.
“Quedó demostrado que no se pudo justificar la acusación inicial introduciendo la figura de encubrimiento agravado” finalizó el Magistrado.

Tanto Detzel como Aguirre fueron condenados a seis meses de prisión condicional por violar las normas sanitarias vigentes al momento del hecho por la situación de pandemia.