Durante la jornada de ayer se dió lectura a los fundamentos del fallo del juez de la Sala I del Tribunal de Juicio de Tartagal, Ricardo Hugo Martoccia, quien condenó a Carlos Ezequiel Martínez a la pena de prisión perpetua por ser autor material y penalmente responsable del delito de homicidio calificado en contexto de género, en perjuicio de Celeste Yanet Miranda. En el veredicto se absolvió a sus dos coimputados; Carlos Góngora y Reynaldo Nicolás Romero.

La Defensora Oficial de Violencia Familiar y de Género de Tartagal, Dra. Andrea Valeria Magadán, quien intervino como querellante conjunto en la causa en representación de la familia de la víctima, resaltó como muy positivo que la condena no haya omitido la perspectiva de género planteada por la querella y sostuvo: “El juez hizo una aplicación concreta de la Convención Belém do Pará y de la Convención contra la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer”. 

Resalto como importante que el Juez haya podido considerar probada la existencia de violencia de género en esta causa y valorar adecuadamente cuál era el contexto en el que la víctima desarrollaba su vida de relación; una vida atravesada y signada por todo tipo de violencias, una mujer extremadamente vulnerable que se encontraba prácticamente en situación de calle. Fue en esa vulnerabilidad donde el Sr. Martínez encontró la oportunidad de usar el cuerpo de Celeste para satisfacción de servicios sexuales” sostuvo la magistrada .

Acontecimientos

El hecho ocurrió en la localidad de Embarcación en abril de 2019. El informe policial señalaba que la joven de 18 años; hallada en una zanja de 5 metros a la vera de Ruta Nacional 34 falleció a causa de asfixia mecánica, presentando numerosos golpes en la zona del rostro.