DEFENSORÍA CIVIL N° 5

4 / 10 / 2019
Por deudor alimentario, le prohibieron el ingreso a Boca Juniors, a partidos de fútbol y a recitales de Mon Laferte


El hombre tiene 2 hijos y un elevado nivel de vida. Sin embargo, incumplió sistemáticamente con su obligación alimentaria. Su ex mujer fue asistida por el Ministerio Público de la Defensa. La abogada del Estado que la patrocinó planteó, entre otras cuestiones, que el deudor se enriquecía ilícitamente a costa de sus hijos.


“Prohibir al demandado el ingreso al Club Deportivo ‘Boca Juniors’, a espectáculos futbolísticos y a espectáculos de ‘Mon Laferte’, hasta tanto acredite en autos el cumplimiento completo de sus débitos alimentarios”, reza la sentencia obtenida por la Defensora Oficial Civil N° 5, Sylvina María Carrer, en un caso en el que una mujer le reclamaba a su ex pareja el pago de la cuota alimentaria en favor de sus dos hijos menores de edad.


Es que el Código Civil y Comercial de la Nación regula la posibilidad de que los jueces decreten verdaderas medidas conminatorias de contenido no pecuniario y con alcances extraprocesales para garantizar la efectividad de la prestación alimentaria.


En este caso puntual el litigio fue largo. Inició cuando el hombre y la mujer se separaron. Tras la disolución del vínculo se discutió el convenio regulatorio de alimentos. Hubo sentencia, apelación y nuevo fallo.


Él es monotributista y se encuentra inscripto en una categoría que le permite facturar ingresos altos. Ella es ama de casa y prepara comidas para vender en su barrio.


Ya en diciembre del año pasado el hombre comenzó con incumplimientos que se prolongaron en el tiempo y de los cuales quedó registro, pues él se encontraba obligado a realizar depósitos judiciales y no lo hizo, o lo hizo parcialmente o fuera del tiempo acordado.


Así fue como la defensora calculó que el demandado se había enriquecido ilegalmente a costa de sus hijos menores en la suma de $53.700. Eso sin haber calculado aún los intereses por mora.


En su reclamo, Carrer también advirtió que, mientras debía alimentos, el hombre manifestaba ostensiblemente su riqueza: viajó a Bahía Blanca, vio espectáculos deportivos desde la platea de la cancha de Boca Juniors, compró entradas para presenciar el show que la artista chilena Mon Laferte ofrecería en el Luna Park de Buenos Aires, alquiló una casa para él en una zona costosa del macro centro salteño, instaló un museo en honor a su club de fútbol favorito y lo administra, lucra con la venta de indumentaria y artículos de marketing de ese escudo deportivo, también provee a corralones y ferreterías de herramientas y productos de electricidad y se encuentra realizando algunos movimientos que hacen presumir que se encuentra pronto a adquirir una camioneta 4x4 cuyo valor supera el millón de pesos; todo lo cual consta en el expediente judicial.